Monthly Archives: March 2014

Campamento, Sótano, pozas de agua fría, fotos, brindis y fiesta en Zongolica Veracruz: Popoca 2014

Lo prometido es deuda, y repartiendo el tiempo en mil y un cosas, entre rato y rato pude completar la galería de imágenes de la reunión de amigos montañistas en Zongolica de la que escribí brevemente en la publicación anterior de este blog.

En los tres días, además de bajar el sótano, experiencia que por sí sola vale muchísimo la pena, tuve el gran placer de saludar a muchos amigos de hace ya tiempo, convivir con nuevos amigos, hacer un paseo fotográfico, con todo y chapuzón en las frescas, por no decir heladas pozas del río que se lanza al abismo en el sótano, pasar una tarde de relax con un buen vino tinto y vodka (eh Luis!), y como cereza del pastel, divertirme con las ocurrencias de todos en la fiesta, con elección de Reina de Popoca y todo! En la galería incluyo momentos de todo esto, ah y una inclusión de un avistamiento muy inusual de tres “sirenos” en las orillas de Orizaba, una ciudad cercana a Zongolica, y donde hicimos una escala en nuestro retorno a la Ciudad de México.

Espero la disfruten!

Advertisements

Un inesperado retorno al fondo de un sótano en Zongolica, Veracruz.

EMP_20140228_033

Toda una experiencia haber regresado a la región de Zongolica Veracruz a visitar el Sótano de Popoca, y no sólo contemplar desde arriba la impresionante caída de agua 70 metros hasta el fondo, sino después de casi dos años de no realizar una de mis actividades favoritas, el descenso en cuevas (y claro, con el consecuente ascenso) y sótanos, haber disfrutado de la emoción de llegar hasta abajo, donde la cascada en parte se pulveriza,  y en parte golpea con tremenda fuerza el fondo creando oleaje en la poza, además de generar unas intensas corrientes de aire que calan con frío y humedad los huesos. Definitivamente, el cuerpo y cada músculo no son ajenos al recuerdo de la poca o mucha habilidad pasada. El retorno a la superficie, ya caída la noche después de haber pasado unas horas ahí, varias después de haber hecho esta imagen durante el descenso, fue algo menos rudo de lo que había imaginado, y aunque si llegué hasta arriba bastante cansado, lo hice mucho mas entero de como lo había imaginado, para mi, fue y sigue siendo una gran satisfacción.

Esta imagen es como una antesala de una post próxima donde publicaré una galería de los acontecimientos de ese paseo, coronado además por la fiesta anual de la comunidad montañista de México.