Category Archives: Mexico

Una entrada con encanto. An entrance with charm.

Old entrance

Vagabundear por las calles del Centro Histórico de México siempre es interesante. Debido a que muchas de las construcciones fueron edificadas hace mucho, incluso siglos, los largos años que han pasado a través de las paredes, el piso, la piedra, el aire mismo, son evidentes a la vista. Justo al salir de uno de los restaurantes de la calle de Regina apenas había caminado unos metros hacia Isabel la Católica cuando esta entrada llamó mi atención así que me detuve a echar un vistazo. La luz y las texturas de paredes y techos, el piso húmedo y el silencio, contrastando con la bulliciosa calle afuera apenas detrás mío, realmente causaron una sensación especial, lo que me hizo sacar la  cámara, la Fujifilm X100S, e intentar captar ése sentimiento en una imagen.

Wandering the streets of Mexico City’s downtown is always interesting. Because many of the buildings were built so long ago, even centuries, the long years that have passed through the walls, the floor, the stone, the very air, are evident to the eyes. Right at the time I was leaving one of the restaurants on Regina street I had just walked a few meters towards Isabel la Catolica street when this entrance called my attention so I stopped by to take a look. The light and textures on walls and ceilings, the wet floor and the silence, contrasting with the noisy street outside just behind of me, really gave a special feeling, which made me take out my camera, the Fujifilm X100S, and tried to capture that feeling in an image.

Maravillas de la Sierra Norte, Puebla.

20140628-073342-27222981.jpg

Recorriendo los caminos por las partes altas de la sierra, muy por encima de la cabecera municipal en Tlacuilotepec, hay momentos que los sutiles matices de luz y color deleitan la vista, y el alma.
Alejándome del blanco y negro, a través del cual encuentro muchas maneras de expresar lo que veo, hay escenas y motivos que viven a través del color, así que ésta ocasión les dejo este paisaje, captado durante los últimos momentos del día.

Moldeando el Maíz en la Huasteca Potosina

Mano huasteca

Desde hace milenios el Maíz ha formado los cuerpos y las almas de los habitantes de éstas tierras que hoy se llaman México. En comunidades de la Huasteca Potosina se sigue cultivando el maíz para consumo familiar, traído desde las laderas de las montañas y hecho masa en las cocinas tradicionales, es un deleite al paladar acompañar la cocina local con tortillas recién hechas, humeantes, gruesas y suavecitas para hacer taco con salsa de molcajete, o simplemente con sal junto a un plato de mole, arroz o frijoles.

Destellos de luz en Coyoacan.

Luces en CoyoacanEl Sol danza con las gotas de agua en una bella tarde sobre los jardines del centro de Coyoacán, regalando a los que lo presenciamos una visión casi onírica y mágica.

Manglar y flamencos en riesgo al norte de Yucatán.

Grupos de flamencos en la costa norte de Yucatán, sobreviviendo a la influencia de cercanos desarrollos humanos en los alrededores de Puerto Progreso

Grupos de flamencos en la costa norte de Yucatán, sobreviviendo a la influencia de cercanos desarrollos humanos en los alrededores de Puerto Progreso

Grandes extensiones de manglar conservan un cierto grado de salud, a pesar del desarrollo humano. Cerca de Puerto Progreso, al norte de Mérida, Yucatán, se encuentran grupos de flamencos que se pueden considerar como numerosos en estos bajos rodeados de mangle, separados del mar por la construcción de una barra de conjuntos de playa, muchos de los cuales son privados, para el disfrute de unos cuantos humanos. Si bien es cierto que existen áreas naturales protegidas donde se refugian éstas aves y muchas otras especies animales y vegetales, no alcanzo a captar cómo un lugar aun bello como éste se deja a la suerte, o peor aun, se atenta contra su existencia, en vez de que sea el eje de una actividad humana sustentable, donde entorno, humanos y planeta coexisten de manera armoniosa. Es difícil saber cuánto sobrevivirá éste ecosistema sin la alimentación de las aguas del Golfo de México, en esta área como en otras muchas es urgente actuar para rescatarla.

Protección a cambio de Libertad?

Sin duda los zoológicos representan fenómenos importantes dentro de la cultura occidental, nos permiten tener un acercamiento con ése mundo natural, que por mas que hagamos por desprendernos de él sumergiéndos en una burbuja de concreto, tecnología y ambientes “sanos” y sin “bichos” seguimos interactuando con él, alterándolo y recibiendo en retribución, las consecuencias de dicha alteración. Una de ésas consecuencias es, además de reducir a casi nada los hábitats naturales y la consecuente disminución de especies, una incomprensión de la vida de animales y plantas, de los cuales terminamos mostrando algo de lo que queda en “escaparates” aislados de la realidad como si fueran maniquíes vestidos al estilo de modas pasadas.

Mientras para muchos una visita al zoológico es motivo de admiración y sorpresa y hasta vulgar diversión, para algunos de nosotros, sin dejar de maravillarnos ante las criaturas que podemos ver ahí, representa un cúmulo de sentimientos encontrados. En visita reciente al Zoológico de Chapultepec en la Ciudad de México, tuve oportunidad de ver de cerca una buena variedad de especies de aves, criaturas muy bellas que me inspiraron ternura e incluso solidaridad por estoicamente y sin saberlo ellas mismas, encender en algunos seres humanos una chispa de comprensión de la situación actual de la vida en este planeta. Sin embargo al estar frente a la jaula (terrible palabra) donde se encontraba el ave de la última imagen y verla acercarse mientras la contemplaba, su mirada fija en mí me llamó muchísimo la atención pensando para mí, ¿será curiosidad, qué hace éste ser con un tubo con un vidrio en la punta apuntando hacia mí?… no, en sus ojos se leía el encierro, la privación de la libertad.

No puedo evitar el sentir confusión ante semejante paradoja, quizá en éste encierro se encuentra la clave de la supervivencia de ésta especie, quizá ésta ave en especial tenga ahí su vida asegurada mientras dure, ¿pero a cambio de qué? Lo majestuoso y bello de su vuelo ya no podrá cumplirse como está diseñado, en libertad, y todo por el empeño del ser humano en ser el “rey” de la creación. Yo mas bien creo que debe ser su guard

Mariposas de los trópicos visitan el Altiplano Mexicano.

Al parecer en la Ciudad de México tenemos visitantes de otras latitudes.

Hace unos meses me topé con una oruga de colores brillantes y contrastados comiendo las hojas de un chirimoyo, árbol frutal parecido al guanábano. Por supuesto fuí de volada por mi cámara y comencé a hacer algunas imágenes hasta que obtuve unas decentes. Subí la imagen de la oruga a la Comunidad Mexicana de Fotógrafos de Naturaleza en facebook esperando obtener información de la especie de la que se trataba. Cuando amablemente me informaron que podría tratarse de una larva de una mariposa del género Mimoides y de la posibilidad de que fuera una especie antes sólo encontrada en Costa Rica, me llené de asombro y decidí seguir a la oruga cada que podía. Por días tuve el regalo de observarla cambiar de hoja hasta que me fué imposible encontrarla. Algo decepcionado estaba a punto de alejarme de ahí cuando me llamó la atención una forma que no esperaba: la misma oruga, pero cambiando sus patrones y colores! En unos minutos pasó del amarillo con negro, pasando por unas variantes naranjas y casi rojas, a encapsularse en su capullo, formado en instantes que desafortunadamente me distraje, y que en compensación al mismo tiempo encontré que en una rama cercana se encontraba otro capullo ya formado!

Me mantuve al pendiente esperando el momento de la salida de las mariposas con la curiosidad de saber en qué se convertirían aquéllas orugas amarillo con negro que se guardaron en aquéllos “sleeping bags” color verde con un cuernito y una mini “cuerda de seguridad” anclada a las ramas. Día a día me asomé a donde se encontraban las crisálidas, pasó una semana, pasó otra, pasaron… perdí la cuenta hasta que un día noté que uno de los capullos estaba vacío! Era imperante el estar al pendiente del segundo!, pues nunca supe cuánto tiempo antes se había encapsulado la primera larva y había empezado su metamorfosis. Finalmente la espera rindió frutos, un muy muy leve cambio en la tonalidad del verde del primer capullo, poco antes de que lo encontrara ya vacío, repetido en el segundo me hizo saber que en cualquier momento saldría la segunda mariposa. En lo que armé mi equipo para captar en fotos el momento, regresé al lugar y dispuse todo, la mariposa comenzó a salir y derrapando pude fotografiarla junto a su capullo abierto, esforzándose por secar y extender sus alas, y alzar su primer vuelo.

He investigado mas sobre ésta subfamilia y sólo un experto podría decir si mis visitantes -hasta ahora recurrentes pues los he seguido viendo hasta hace poco y sobre lo cual publicaré una post próxima- vienen de Costa Rica, lo que hasta ahora he podido concluir en base a lo que conozco, lo común entre las Mimoides que viven en México es que se les encuentra en zonas tropicales o subtropicales, tal vez el aumento global de la temperatura nos las ha traído por acá al altiplano para poderlas admirar, lo que sería por lo menos de momento, muy disfrutable.