Tag Archives: Lucha

Pandora o Grillos por todas partes!!!

¿Es siempre posible distinguir fácilmente un color de otro, o, yendo mas allá, se le puede dar un nombre claro y específico sin temor a equivocarse o a entrar en polémica con alguien junto a nosotros que está viendo el mismo color pero disiente de nuestra opinión? Tal vez algunos piensen que sí, pero muchos mas estarán de acuerdo en que nadie ve los colores exactamente igual que los demás, entonces, si no podemos tener una certeza acerca de un simple color, ¿cómo es que podemos juzgar el valor de una persona por una mirada echada a su ropa, su entorno o circunstancias económicas, o algunos rasgos de su carácter o apariencia física?!

emp_20161121_203

Este artículo no trata sobre fotografía o viajes, o aventuras en cuevas como había venido siendo, esta vez escribo con el objeto de iniciar un proceso de sanación, de liberación, de sincerarme con la vida. No pretendo generar reacciones de ninguna naturaleza, mucho menos conmiseración, si acaso aspiro a un mejor entendimiento del transcurrir pasado y presente de mi vida por parte de aquéllos que puedan y les interese hacerlo, y principalmente a lograr yo mismo comprender un poco mas mi vida.

El animarme a compartir esto ha sido una muy dura y conflictiva decisión, lo que a continuación relato viene de lo mas hondo de mi persona, y tratándose de lo que se trata, prejuicios y estigmas no tardarán en incomodar a algunos. Ahora ya no me preocupa, si hay quienes cuya mente cerrada o ignorancia les impida comprender, ni modo.

Tarde o temprano el alma busca su camino, cuando la adversidad muestra su rostro más descarnado y nítido se pueden llegar a quebrar hasta los cimientos más profundos. Dicen que las situaciones difíciles son ocasiones que presentan oportunidades, así que tengo la esperanza de que la oportunidad sea enorme en el estado actual en que se encuentra mi vida.

De lo que sí se me presenta la oportunidad clara y oportuna es de prenderle fuego a la fachada que que obstruye la vista de mi verdadero Yo, ante mí y ante los demás. Llevar a cuestas el mantener ciertos secretos dentro de mí, aparentando ser una persona “normal” (¿quien puede decir qué es normal?) han cobrado una cuota muy alta, ya no puedo mas con esa carga así que llegó el momento de destapar la olla de los grillos, abrir la caja de pandora y mostrarme sin máscara ante todos, sobre todo ante mí mismo, enfrentando mis fantasmas.

La lucha cada día para encontrar motivos para levantarme y poner una sonrisa a los demás, tratar de aparecer como una persona normal llena de alegría y entusiasmo genera una batalla constante y cruenta en mi interior. Solo unos pocos saben que hace casi 10 años me vi sumergido en un mar de negrura sumamente densa, por parte de algunos que lo supieron recibí rechazo y discriminación, así que decidí ocultar una verdad que no puedo acallar mas, a pesar de las consecuencias que tenga el revelarla.

dreams-fly-away

En mayo de 2007, sin previo aviso me vi sumido por varias semanas en un abismo de completa oscuridad, angustia sin medida, momentos de terror y una continua ansiedad, una ansiedad que quema la carne y corroe el alma. Perdí en esos días casi por completo mi conexión con el mundo, arrastrándome por el fondo de un lugar lóbrego casi fuera de toda cordura del cual sentí que no regresaría jamás. Ya al extremo en que mi cuerpo no aceptaba casi alimento alguno, noches y noches en vela, recorrido continuamente por las escalofriantes sensaciones que generaban en mí los medicamentos con que intentaban sacarme de ese estado, solo una voz, un impulso de supervivencia, una voluntad primigenia, el mas básico instinto de vivir, de seguir respirando, me lanzó una cuerda para salir del abismo. Ese mismo impulso me hacía levantar temprano de la cama después de noches interminables de empapar las sábanas con el sudor que terrores sin forma exprimían de los poros de mi piel. No recuerdo bien cómo pasaba, sólo me llega la imagen de estar ya en el exterior de la casa con la necesidad imperiosa de percibir el cálido toque de los rayos del Sol, y buscando calmar una zozobra muy intensa trataba de recoger un poco del mundo con mis ojos, inhalando los aromas y colores, las texturas de las hojas, de las flores, recorriendo con una limitada y difusa visión como de túnel cada mínimo detalle, cada toque de luz en una hoja, recorriendo con la punta de los dedos los tallos, los pétalos, anhelando sentir algo de vida mientras luchaba por expulsar la desesperación, y el sentir de la muerte de cada una de  mis células.

emp_20070728_067

Tras días y semanas de intensa angustia, desolación y profunda confusión que habitaban mi mente y mi cuerpo, ante lo que los medicamentos no parecían ofrecer algún alivio, mas bien al contrario, cuando mi deseo de vivir disipó un poco las nubes decidí dejar la medicación y fui combatiendo la intensa ansiedad y un poco de la confusión, -una que se asemejaba a tener la sensación de tener la cabeza aprisionada entre unas enormes tenazas- con muchísima voluntad y rutinas extenuantes de ejercicio que de tan agotadoras me ayudaban a conciliar algunos ratos de sueño.

Al pasar de varias semanas mas hubo una leve mejoría, y aún con eso sabía que necesitaba algo mas para sacar adelante mi salud y mi vida. Meses antes de que se cimbrara mi existencia había decidido tomar un curso de montañismo, supe que ahí estaba una solución y me inscribí en octubre de ese mismo año a un curso de 3 meses. Los recorridos por bosques y ríos, el subir a nuestras montañas, escalar en roca, recorrer las profundidades de la Tierra, acampar en contacto con la Naturaleza, las dosis de adrenalina, todo eso fue para mí un salvavidas, y algo que desde entonces disfruto muchísimo, que amo hacer y sin lo cual no concibo mi vida. Otros cursos mas exigentes física y técnicamente siguieron y en meses consideré ya estar libre de tan duras experiencias, de ese temible fantasma, del cual en meses y años no quise escuchar ni leer nada al respecto por la experiencia tan cruenta que viví y los recuerdos tan terribles que venían a mi memoria. Igualmente tampoco quise hablar de eso en años pensando que ya era cosa del pasado, en donde pretendí enterrarlo para siempre.

emp_20071223_101

Acontecimientos del presente me han hecho ver que nunca sané del todo. Los hechos de los últimos meses me han confrontado con esa realidad, que por dura que sea el conocerla y enfrentarla me abre las puertas para poder ser libre al fin. ¿Cómo he llegado a esas conclusiones?, sin ser tan cruento como el episodio de 2007, he sufrido un reciente y muy duro retorno a las sombras, a la confusión y a volverme a ver cara a cara con el infame rostro de la angustia y la desolación. Meses hace ya que el descenso a la oscuridad se avecinaba, posiblemente mas de un año en el que dentro de mi ser se empezaba a gestar una impostergable rebelión contra la pesada e hiriente carga que he llevado tanto tiempo.

En 2007 el médico que me atendió fue muy parco y negligente en el estudio de mi caso, afortunadamente el siquiatra -si, siquiatra- que me ayuda desde noviembre, cuando acudir a uno ya era ineludible, ha hecho un análisis a fondo de muchos factores, físicos, fisiológicos, emocionales y de comportamiento a a lo largo de mi vida. De todo lo que pudimos deducir se destila una terrible pero posiblemente alentadora verdad: desde que era un niño muy pequeño he vivido bajo ese yugo, desde entonces ya, carente de esa alegría infantil, siempre con una ansiedad latente, un temor difuso, y sin poder reconocer la fuente de un peligro tangible.

¿Cuánto puede afectar la vida de alguien un desajuste en la química neuronal?!!! Serotonina, dopamina… palabras de salón de clase, inofensivas hasta que hacen eco en tus oídos en el consultorio del siquiatra cuando te plantea esa nada halagadora perpectiva, seguido de un frío silencio.

A forest near Jilotzingo, Mexico. November 2016. ©Eduardo Mendoza.

Si, las señales de un cuadro -crónico ya- de ansiedad y depresión han estado ahí gran parte de mi vida, la falta de ánimo, de concentración, escasos encuentros con el entusiasmo, y mas recientemente, mis distracciones, la falta de memoria, el lento pero continuo descenso de peso y masa muscular, cierto grado de confusión en algunas situaciones, dificultad para manejar bien la situaciones estresantes, desórdenes digestivos, dificultad para mantener una conversación, dolores de cabeza, y tantas otras cosas, la lista es larga y afecta tanto…

En 2007 traté de salir adelante por mi mismo con mucha voluntad, el deporte, y la mejor actitud de la que era capaz. Tras casi 10 años me he doy cuenta que esos esfuerzos no han sido suficientes, las sombras me han acompañado en mayor o menor grado todo este tiempo y que quizá tenga que tomar medicamentos que ayuden a mis neuronas el resto de mi vida. Ahora sé también que fantasmas de mi pasado agudizan ese desorden en mis neuronas, y que debo enfrentarlos, mandarles luz y dejarlos ir. Mas arriba dije que la verdad era también alentadora, si, ya que aunque se presenta ante mí una ruda batalla, sé que al final venceré y seré libre!

emp_20071222_060

También creo pertinente compartir que gran parte del quehacer fotográfico que he venido realizando, sobretodo el de fechas recientes tiene mucho de sus raíces enclavadas en estas experiencias. De la imperante necesidad de reconectarme con el mundo nació el contemplar y capturar en imágenes ese pequeño mundo, flores, detalles de hojas, insectos, lo que esconde el suelo de un bosque… aquél al que rara vez ponemos atención, pero que encierra maravillas a quien sabe mirar o necesita comprender el milagro de la vida. Asimismo deleitarme ante la vista de la inmensidad de las grandes montañas, de las planicies enormes hasta donde alcanza la vista, de los trazos de luz a través de las copas de los árboles, de un cielo poblado de nubes como algodón, o buscando la esencia de mi entorno en composiciones visuales que buscan, sea la simpleza y la sencillez, o la gran complejidad de la creación, llenan mi ser de algo especial que me impulsa a vivir y que busco captar y transmitir a través de mi visión, una visión sensible ya que sí, sí soy muy sensible a los estímulos, a lo que experimento del mundo y las personas, bueno y malo, lo que por un lado es una desventaja, pues lo rudo o agresivo me puede afectar mas que a otros, y por otro lado, es una bendición, pues me abre la conciencia ante lo bello, noble y admirable.

Facing the future.

La fotografía que está aquí arriba me parece muy adecuada a lo que estoy viviendo, la mayor parte de ese horizonte se oculta tras densas y oscuras nubes, y aún así se puede vislumbrar atrás un cielo claro y nítido, al cual tengo la esperanza de poder llegar tras desplegar finalmente mis alas, alzarme de las cenizas y librarme de las profundas sombras en las que he pasado la mayor parte de mi vida.

Ya no creo poder decir mas, en éstas semanas en que mi vida, mi mente y mi alma han tenido que reducirse a lo esencial, a lo más básico, y ahora que ha disminuido un poco la confusión he podido llegar a algunas conclusiones, a tomar algunas decisiones y a entender un poco mas del camino que he recorrido y algunos atisbos de hacia donde debo dirigir mis pasos de ahora en adelante. Lo que sigue siendo un misterio para mí, es cómo será esa persona, ese Eduardo libre de sombras y con un alma plena, el Eduardo brillante, lleno de luz. En verdad quisiera tener idea, esperaré hasta que eso suceda, espero poder ser paciente, hasta ahora nadie, en toda mi vida ni yo mismo lo he conocido!!!

Will to Live

Note: in order to read this content in your own language please chose it on the “Select Language” dropdown menu on the top right area. I’m finishing the version in English and I will post it very soon, thank you all!!

Advertisements