Tag Archives: Mexico

La época de lluvias y los cielos impresionantes. The Rain season and the amazing skies.

The rain season brings some really spectacular views of the Sky! This images are from a few weeks ago (tough these kind of clouds can still be seen these days). On a windy afternoon I went outside home with the Fuji X100S and while amazed by the power of Nature I pressed the shutter button a few times. I really enjoyed making use of the power lines in the compositions, and the light that was falling on the street.

EMP_20140719_033

¡La época de lluvias ofrece unas vistas del Cielo realmente espectaculares! Estas imágenes son de hace unas semanas (aunque ésta clase de cielos aún puede ser vista éstos días). En una tarde con mucho viento salí de casa con la Fuji X100S y mientras me maravillaba ante el poder de la Naturaleza oprimí el botón del obturador unas cuantas veces. Realmente disfruté el hacer uso de los cables de energía eléctrica al armar las composiciones, y la luz que estaba bañando la calle.

EMP_20140719_037

Pre-Storm

Una entrada con encanto. An entrance with charm.

Old entrance

Vagabundear por las calles del Centro Histórico de México siempre es interesante. Debido a que muchas de las construcciones fueron edificadas hace mucho, incluso siglos, los largos años que han pasado a través de las paredes, el piso, la piedra, el aire mismo, son evidentes a la vista. Justo al salir de uno de los restaurantes de la calle de Regina apenas había caminado unos metros hacia Isabel la Católica cuando esta entrada llamó mi atención así que me detuve a echar un vistazo. La luz y las texturas de paredes y techos, el piso húmedo y el silencio, contrastando con la bulliciosa calle afuera apenas detrás mío, realmente causaron una sensación especial, lo que me hizo sacar la  cámara, la Fujifilm X100S, e intentar captar ése sentimiento en una imagen.

Wandering the streets of Mexico City’s downtown is always interesting. Because many of the buildings were built so long ago, even centuries, the long years that have passed through the walls, the floor, the stone, the very air, are evident to the eyes. Right at the time I was leaving one of the restaurants on Regina street I had just walked a few meters towards Isabel la Catolica street when this entrance called my attention so I stopped by to take a look. The light and textures on walls and ceilings, the wet floor and the silence, contrasting with the noisy street outside just behind of me, really gave a special feeling, which made me take out my camera, the Fujifilm X100S, and tried to capture that feeling in an image.

Maravillas de la Sierra Norte, Puebla.

20140628-073342-27222981.jpg

Recorriendo los caminos por las partes altas de la sierra, muy por encima de la cabecera municipal en Tlacuilotepec, hay momentos que los sutiles matices de luz y color deleitan la vista, y el alma.
Alejándome del blanco y negro, a través del cual encuentro muchas maneras de expresar lo que veo, hay escenas y motivos que viven a través del color, así que ésta ocasión les dejo este paisaje, captado durante los últimos momentos del día.

Un vistazo a la Sierra Mágica, Tlacuilotepec, Puebla.

EMP_20140322_258

Con el gusto de regresar a escribir otra post! Ya sé, hace ya mas de un mes desde la post pasada, pero en ocasiones el estar muy ocupado entrenando, y saliendo a explorar lugares interesantes trae como recompensa mas imágenes e historias.

En semanas anteriores tuve la fortuna de ir un par de veces a Tlacuilotepec, en el norte de Puebla, una región mas al norte de Cuetzalan, en las cercanías de Huauchinango y la presa de Necaxa la que está siendo promocionada como nuevo destino turístico. El objetivo principal, aparte de simplemente pasear, claro, era explorar una cueva con algunos amigos, Ana Pérez, Angel Rueda y Roberto Rodríguez, compañeros y mentores en nuestra pasión que es la Espeleología. En nuestra primera visita, arrancamos temprano desde la Ciudad de México y sin saber exactamente dónde se ubica la cueva, primero nos encontramos con la Familia Cuéllar-Díaz en Xicotepec de Juárez desde donde nos llevaron a Tlacuilotepec por un sinuoso camino entre grandes cañadas y a lo largo de las orillas de las colinas y los voladeros de la Sierra. Tras bajar por el camino desde Xicotepec, subir de nuevo, volver a bajar hasta cruzar un puente por encima de un río, y finalmente subir por las estribaciones montañosas una vez mas, llegamos a Tlacuilotepec, recibidos por un letrero: “Bienvenidos a Tlacuilotepec, Sierra Mágica”.

Al ir avanzando entre las casas, el tipo de construcciones, la mayoría sencillas, de adobe y teja, me hicieron pensar en una población humilde, de mucho menor importancia y tamaño a lo que la llegada a su plaza principal nos demostró con sus portalitos muy bien decorados, con columnas y colores vivos, un jardín central muy arreglado y una pequeña parroquia, muy mona por fuera, pero que aún no tenemos el gusto de visitar a fondo. Ahí, entre los locales que se ubican en los portales en la Tienda-Café “Don Cos” fuimos recibidos por sus propietarios Don Tito y Doña Laura de una manera tan amable y cálida que nos hicieron sentir realmente en casa, en un ambiente de ésos de tradición, del tipo tendajón mixto de los que había muchos antaño, siendo Don Cos muy singular al mezclar en el mismo espacio botas, sombreros, cinturones, pilas, lámparas, y utensilios muy variados para la labranza y la casa, con bolsas de café, licores locales y hasta mermeladas. Habiendo llegado a la mera hora del calor desde luego que estábamos sedientos, y  afortunadamente no se hicieron esperar las bebidas refrescantes, refrescos y cervecitas bien fríos y un tesoro que encontramos en la tienda, un licor de jamaica que acompañado con mucho hielo fascinó nuestros paladares. Después de un buen rato tan a gusto nos encontrábamos en la plática que por poco y nos quedamos ahí en Don Cos!, tuvimos que hacer un gran esfuerzo para seguir camino hacia la cueva. Guiados por Carlos, un vaquero recio nativo de por allá, continuamos subiendo aún mas por la sierra hasta que dejamos los tejados de Tlacuilotepec por debajo de nosotros hasta un paso entre las crestas de los montes a partir del cual comenzamos a bajar de nuevo sobre una terracería. Cerca de un hora mas tarde nos detuvimos a la orilla del camino, -no sin antes haber hecho una pausa para echarle el ojo a una pequeña dolina o depresión en el terreno en la que puede abrirse una cueva- nos equipamos con arneses, cascos, lámparas, ascensores y descensores, y cargando costales con cuerdas y fierros Carlos nos llevó cuesta arriba por un sendero entre la vegetación -de la cual por cierto no toda era amigable- hasta la entrada de la cueva. Acompañados hasta allá por los Cuéllar Díaz, y sin que ellos contaran con equipo de progresión, su entusiasmo los llevó a seguir con nosotros hasta donde el terreno lo permitiera, así entramos finalmente a la cueva.

Por la hora en la que entramos decidimos que sólo haríamos una breve prospección de entre hora y media a dos horas, en ese lapso bajamos por una pequeña joroba de roca hasta una rampa de lodo, en su fondo se abría una galería por la cual continuamos avanzando inicialmente caminando libres entre unas columnas y paredes con formaciones y algo mas adelante anclados a cuerdas de seguridad bordeando las sanjas entre el piso falso y que continuaban varios metros hacia el fondo de la grieta. Al progresar por ahí nos dimos cuenta de que por ése camino no íbamos descendiendo como estamos acostumbrados sino que estábamos subiendo!, parecía que la galería venía de arriba del monte, lo cual nos lo confirmó una pequeña corriente de agua que avanzaba en sentido contrario a nuestro recorrido. Emocionados de ver que continuábamos avanzando se nos pasó el tiempo hasta que Robert preguntó “Lalo, ¿qué hora es?”, y no sin un poco de frustración le contesté que ya era hora de dirigirnos a la salida. Viendo las posibilidades de avance de la cueva, en la que por cierto al ir hacia la salida encontramos otra rampa un poco mas allá por donde se podría seguir hacia abajo de la cueva, en nuestras mentes apareció la certeza de que tendríamos que regresar a continuar ésa exploración!

Al regreso nos encontramos a los demás esperándonos por fuera de la entrada a la cueva, nos saludamos con gusto y después de una corta pausa descendimos por el sendero llegando después de unos cuantos resbalones cuesta abajo hasta donde se habían quedado las camionetas., los que avanzamos mas en la cueva nos despojamos velozmente del equipo, calzado y la ropa enlodada que traíamos encima poniéndonos prendas secas y mucho mas limpias para podernos subir a los asientos sin dejar los interiores de la camioneta como chiquero. Emprendimos el regreso hacia Tlacuilotepec algo apurados de que no nos cayeran la niebla y la noche en la terracería, lo que no impidió que maravillados por la luz de la tarde y el descenso de la neblina sobre las crestas y laderas de los montes nos detuviéramos a hacer unas buenas fotos, antes de continuar hacia Xicotepec donde disfrutamos de una rica merienda antes de emprender el regreso a casa.

Nada mal para un sólo día eh? De la segunda visita a este bello rincón del norte de Puebla y su no menos emocionante relación de sucesos, hablaré en próxima ocasión.

Un inesperado retorno al fondo de un sótano en Zongolica, Veracruz.

EMP_20140228_033

Toda una experiencia haber regresado a la región de Zongolica Veracruz a visitar el Sótano de Popoca, y no sólo contemplar desde arriba la impresionante caída de agua 70 metros hasta el fondo, sino después de casi dos años de no realizar una de mis actividades favoritas, el descenso en cuevas (y claro, con el consecuente ascenso) y sótanos, haber disfrutado de la emoción de llegar hasta abajo, donde la cascada en parte se pulveriza,  y en parte golpea con tremenda fuerza el fondo creando oleaje en la poza, además de generar unas intensas corrientes de aire que calan con frío y humedad los huesos. Definitivamente, el cuerpo y cada músculo no son ajenos al recuerdo de la poca o mucha habilidad pasada. El retorno a la superficie, ya caída la noche después de haber pasado unas horas ahí, varias después de haber hecho esta imagen durante el descenso, fue algo menos rudo de lo que había imaginado, y aunque si llegué hasta arriba bastante cansado, lo hice mucho mas entero de como lo había imaginado, para mi, fue y sigue siendo una gran satisfacción.

Esta imagen es como una antesala de una post próxima donde publicaré una galería de los acontecimientos de ese paseo, coronado además por la fiesta anual de la comunidad montañista de México.

Moldeando el Maíz en la Huasteca Potosina

Mano huasteca

Desde hace milenios el Maíz ha formado los cuerpos y las almas de los habitantes de éstas tierras que hoy se llaman México. En comunidades de la Huasteca Potosina se sigue cultivando el maíz para consumo familiar, traído desde las laderas de las montañas y hecho masa en las cocinas tradicionales, es un deleite al paladar acompañar la cocina local con tortillas recién hechas, humeantes, gruesas y suavecitas para hacer taco con salsa de molcajete, o simplemente con sal junto a un plato de mole, arroz o frijoles.

Orugas en el frío de noviembre.

Unas orugas que hacen caso omiso de los fríos que ya llegaron al centro de México, y engordan alegremente todos los días. Capté una de ellas con mi cámara hace unos días por la mañana.

Sobrepoblado – Overpopulated.

En ésta época del año en las cercanías de donde vivo, la abundancia de lluvias llena los campos de multitud de flores silvestres.

At this time of year next to where I live, abundant rain fills the fields of a myriad of wildflowers.

EMP_20120925_029

Revisión personal: mis imágenes de naturaleza en una expo reciente.

Hace unas semanas algunas de mis fotografías de naturaleza se exhibieron junto con las de un compañero y colega fotógrafo en las instalaciones del “Metro”, el sistema de transporte en trenes que traslada a millones de los que circulamos por esta ciudad, con la intención de mostrar visualmente un poco de la enorme variedad de especies y ambientes que nos ofrece el bellísimo mundo natural de nuestro México y con suerte contagiar nuestro aprecio y nuestra preocupación por cuidarlo. Entre los invitados a visitar la expo varios se vieron cortos de tiempo para ir al Metro a ver las imágenes. Para los que quisieron pero no pudieron asistir, y para compartir en este medio esas imágenes aquí les dejo esta galería integrada por las que personalmente tuve el honor de presentar a los ojos de todos aquéllos que a propósito asistieron, o que les llamó la atención hacer una pausa en su recorrido, y observar y emitir comentarios o críticas, algunas de éstas últimas escuchadas por mi, en ocasiones presente de incógnito 🙂

Espero que ver ésta colección de imágenes siga siendo un disfrute y una reflexión, así como para mí fue un descubrimiento verlas desfilar como un conjunto, conjunto que atestigua las constantes y los cambios en mi visión a lo largo del período transcurrido entre el disparo del obturador de la foto menos reciente y el momento de elegir la mas actual del archivo.

Rain is finally here, the creatures were thirsty.

Proper summer showers got late this year where I live, in Mexico City’s suburbs. Luckily rain is falling almost every day now.cropped-droplets-of-the-summers-solstice.jpgNow, little droplets of Summer refresh the thirsty land and its creatures.

Explorando la Luz – Exploring the Light

A partir de hoy estaré posteando imágenes resultado de mis experiencias fotográficas, nacidas de mi imparable deseo de apretar el disparador de la cámara mientras exploro las delicadezas de la luz, la forma, el color, la textura o la composición, o mejor dicho, una mezcla de todas ellas. En ciertos casos escribiré acerca de las ideas o los sentimientos que me vinieron a la mente a la hora de hacer la imagen o bien, lo que me inspire a posteriori. Espero las disfruten, y por favor, díganme su opinion en la sección de comentarios.

From now on I’ll be posting images resulting from my photographic experiences, born from my never ending desire of pressing the camera shutter button while exploring the nuances of light, form, color, texture or composition, or better yet, a mixture of all of them. In some cases I’ll write about the ideas or feelings that came into mind at the time of making the image or instead, whatever the photograph inspires me afterwards. Hope you enjoy, and please, tell me what you think about in the comments section.

Otoño perenne

La visión de lo que vale la pena.

Falling onto rock

La Fotografía permite la interpretación del mundo a través del ojo de quien agarra una cámara y hace “click”. La visión de cada uno refleja nuestra personalidad, cultura y opinión sobre la vida. Las imágenes que creamos pueden representar momentos memorables de nuestra vida, con la familia y los amigos, los viajes y lugares que visitamos,  y las escenas o situaciones que nos llaman la atención. Las imágenes si bien en la mayoría de los casos no nos llevan a la acción inmediata, sí nos mueven a la reflexión y hacen eco en el alma, poco a poco transformando nuestra manera de pensar y concebir la realidad. En este mundo cada vez mas despojado de identidad, humanidad y conciencia, las imágenes sirven de eslabón entre nuestra propia existencia y lo que vale la pena conservar por su importancia cultural, natural o su simple belleza.